Segunda semana de julio de 2008

14 julio, 2008 at 11:25 am 2 comentarios

Atrás queda un fin de semana que ha sido mucho más lúdico de lo que esperaba. Es curioso, pero poco a poco he ido evangelizando a la gente que me rodea, y ahora, todos quieren jugar a juegos de mesa y cualquier momento es bueno para ello.

Agricola

Agricola

Agricola es el juego de moda en mi casa y fuera de ella, como no podía ser de otra forma, pues es un juegazo como la copa de un pino. La primera partida fue el viernes por la tarde. Raquel todavía no había visto la edición en castellano, y, ¿qué mejor forma de hacerlo que jugando una partida? Raquel es mi futura mujer, tan competitiva como buena jugadora. Como había jugado anteriormente a la versión familiar, no hicieron falta muchas explicaciones, excepto para lo relacionado con las cartas. Precisamente las cartas despistaron a mi adversaria, demasiado preocupada por bajarlas; es un error habitual en la primera partida con cartas. Gané la partida, aunque no creo que la próxima me resulte tan fácil.

La segunda partida fue el sábado por la tarde, en casa de mi suegro. Jugamos Mari, Rafa, Raquel y yo. Mari y Rafa son mis cuñados y raro es el día que nos vemos y no jugamos. Jugar con ellos es muy dinámico y entretenido, pues no son de pensar mucho las jugadas, como a mi me gusta. Como ninguno de los dos habían jugado antes, decidimos jugar a la versión familiar y por enésima vez enseñé cómo se juega. Gustó bastante, sobretodo a mi cuñado Rafa. Ganó Raquel, que me tenía ganas desde la partida anterior. Dejé que me quitaran las acciones de construir vallas durante la última ronda y me quedé con un enorme montón de madera sin utilizar. No se si el error me costó la partida, pero de lo que estoy seguro es que me costó el segundo puesto.

Caylus magna carta

Caylus magna carta

Después de una buena barbacoa para cenar, seguimos jugando, en esta ocasión al Caylus magna carta, por aquello de que la partida sería más corta. Lo que ninguno sabíamos es que jugaríamos dos partidas seguidas. Se trata de un juego terriblemente feo, no me cansaré de repetirlo. Me cuesta entender como se pueden sacar al mercado juegos con una calidad  y un diseño de los componentes tan mediocre. Jugamos de nuevo Mari, Rafa, Raquel y yo. Ninguno de ellos había jugado antes, así que tuve que explicar las reglas, como siempre. El juego que en su día me pareció simplemente bueno, cada vez me gusta más. Es un juego ligero, dinámico y me atrevería a decir, frenético. Está realmente conseguido y con las cartas cada partida es una historia diferente. La primera partida la ganó Raquel sin apenas despeinarse. La segunda partida también la ganó Raquel, aunque el final fue mucho más emocionante. El final precipitado creí que me daría la victoria, pero no, me faltó un miserable punto.

Brass

Brass

A la mañana siguiente, después darme un baño en la piscina y desayunar en condiciones, montamos una partida de Brass, la joya de la corona de mi ludoteca. No tengo ninguna duda, es el mejor juego que tengo, pero son tantos los motivos, que no me atrevo a enumerarlos. Por alguna extraña razón creo que la clave está en las cartas, que por un lado condicionan, pero por el otro le dan la salsa. Jugamos Rafa, Raquel y yo, esta vez Mari no se apuntó. Como todos habíamos jugado varias veces, no hizo falta explicar nada. Gané yo, aunque el final estuvo muy apretado. En esta partida evolucioné temprano para librarme de los edificios de nivel 1, ignoré los astilleros y construí todos los puertos, dejando que mis adversarios los utilizaran con sus algodoneras. Creo que las claves estuvieron en construir pronto las siderurgias y evolucionar mucho; la primera algodonera que construí era de nivel 3 y son muchos puntos de victoria. Muy buena partida. En la próxima partida, si las cartas me lo permiten, intentaré ganar construyendo astilleros, a ver qué pasa, que tengo la impresión que es el camino más complicado para ganar.

Y con estoy y un bizcocho, a ver si me dan algo bueno de comer, que ya va siendo hora.

Anuncios

Entry filed under: Sesiones de juego. Tags: , , .

Agricola, enseñando a jugar (versión familiar) Tercera semana de julio de 2008

2 comentarios Add your own

  • 1. kokorin  |  16 julio, 2008 en 3:23 pm

    Te advierto, al Brass Miguel está intratable!!!

    Responder
  • 2. Victor Melo  |  16 julio, 2008 en 3:52 pm

    Yo también te advierto, al Age of empires III Raquel está intratable!!!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Trackback this post  |  Subscribe to the comments via RSS Feed


Entradas recientes

Estadísticas

  • 10,295

A %d blogueros les gusta esto: