Archive for julio, 2008

Tercera semana de julio de 2008

Dentro de una semana me caso, así que me imagino que esta será mi última entrada en unas cuantas semanas. De todas formas, he podido disfrutar de unas cuantas partidas que ahora paso a comentar.

Age of empires III

Age of empires III

Age of empires III sigue siendo uno de los juegos de moda entre los que me rodean. La primera partida de esta semana fue en el trabajo, el martes por la tarde si no recuerdo mal. Jugamos Fran, Abel, David, Quico y yo, todos ellos jugadores muy competitivos. Las partidas con la gente del trabajo tienden a ser un poco lentas, son de pensar bastante las jugadas, lo que de vez en cuando provoca cierta tensión entre los que nos gustan las partidas rápidas, pero bueno, lo importante es jugar. Ganó Abel, dedicándose a conseguir puntos con mayorías en las regiones del nuevo mundo y prescindiendo de los edificios y de las mercancías. El resto de jugadores cometimos el error de dejarle conseguir demasiados soldados y así nos fue, fuimos masacrados guerra tras guerra.

La segunda partida a este magnífico juego fue el sábado por la tarde en Vallgorguina, un pueblo a 7 kilómetros del mío. Jugamos Perepau, María del Mar, Raquel y yo, en la casa de verano de los dos primeros. Perepau es habitual de la BSK, diseñador de juegos y buen amigo. Maria del Mar es la hermana de Perepau y muy buena jugadora. Hay que admitir que se juega mejor a cinco que a cuatro, sobretodo porque hay más competencia por las acciones disponibles. Ganó Perepau, con una estrategia mixta que no recuerdo demasiado bien. Esta vez a Raquel no le salió bien la estrategia de conseguir pronto dinero con los mercaderes, otra vez será.

Antes de descubrir América, probamos Ran-king, un juego diseñado por Perepau. Como se trata de un juego que tiene pensado enviar a los concursos de diseño de juegos del próximo año, no daré demasiados detalles. Jugamos Perepau, María del Mar, Raquel y yo. Como me ocurrió hace unos meses con Theseu, otro de sus juegos, he vuelto a quedar impresionado. Se trata de un juego con mucho puteo entre jugadores, dinámico, diferente, muy rejugable, y lo que más me gusta, lleno de rocambolescas posibilidades. Con una mecánica muy sencilla, ha conseguido un buen juego al que lo único que le falla es el tema, o mejor dicho, la ausencia del mismo. Me he prometido pensar en ello, porque estoy seguro de que se puede encontrar un tema adecuado. Ganó Perepau, alguna ventaja tenía que tener ser el diseñador del juego.

Brass

Brass

Finalmente jugamos una partida de Brass, juego que me sigue dejando sin palabras. De nuevo jugamos Perepau, María del Mar, Raquel y yo, y aunque todos somos jugadores experimentados, Perepau y Maria del Mar aseguran haber jugado más de 50 veces a este juego, lo que confirma su enorme rejugabilidad. Como había dicho en una entrada anterior, en esta ocasión trataría de construir astilleros y así fue. En la primera época no pude construir ninguno porque las cartas no me fueron propicias, pero en la segunda, pude hacerlo sin demasiados problemas. Ignoré las algodoneras y los puertos, concentrándome en construir muchas vías, pero no fue suficiente, me faltó un miserable punto. Ganó Perepau Maria del Mar, que estuvo intratable durante toda la tarde que bajó los humos a un intratable Perepau.

Agricola

Agricola

Durante la tarde del domingo hubo tiempo para un Agricola. Jugamos Raquel y yo, a la versión avanzada. En esta ocasión Raquel no abusó de las cartas, pero no fue suficiente. Gané yo, gracias a que pude bloquear el acceso a la madera durante unas cuantas rondas, y sobretodo, por terminar con 5 personas en mi granja. Hay que admitir que es un muy buen juego para 2 jugadores, aunque a mí personalmente, se me hace demasiado corto.

21 julio, 2008 at 11:10 am Deja un comentario

Segunda semana de julio de 2008

Atrás queda un fin de semana que ha sido mucho más lúdico de lo que esperaba. Es curioso, pero poco a poco he ido evangelizando a la gente que me rodea, y ahora, todos quieren jugar a juegos de mesa y cualquier momento es bueno para ello.

Agricola

Agricola

Agricola es el juego de moda en mi casa y fuera de ella, como no podía ser de otra forma, pues es un juegazo como la copa de un pino. La primera partida fue el viernes por la tarde. Raquel todavía no había visto la edición en castellano, y, ¿qué mejor forma de hacerlo que jugando una partida? Raquel es mi futura mujer, tan competitiva como buena jugadora. Como había jugado anteriormente a la versión familiar, no hicieron falta muchas explicaciones, excepto para lo relacionado con las cartas. Precisamente las cartas despistaron a mi adversaria, demasiado preocupada por bajarlas; es un error habitual en la primera partida con cartas. Gané la partida, aunque no creo que la próxima me resulte tan fácil.

La segunda partida fue el sábado por la tarde, en casa de mi suegro. Jugamos Mari, Rafa, Raquel y yo. Mari y Rafa son mis cuñados y raro es el día que nos vemos y no jugamos. Jugar con ellos es muy dinámico y entretenido, pues no son de pensar mucho las jugadas, como a mi me gusta. Como ninguno de los dos habían jugado antes, decidimos jugar a la versión familiar y por enésima vez enseñé cómo se juega. Gustó bastante, sobretodo a mi cuñado Rafa. Ganó Raquel, que me tenía ganas desde la partida anterior. Dejé que me quitaran las acciones de construir vallas durante la última ronda y me quedé con un enorme montón de madera sin utilizar. No se si el error me costó la partida, pero de lo que estoy seguro es que me costó el segundo puesto.

Caylus magna carta

Caylus magna carta

Después de una buena barbacoa para cenar, seguimos jugando, en esta ocasión al Caylus magna carta, por aquello de que la partida sería más corta. Lo que ninguno sabíamos es que jugaríamos dos partidas seguidas. Se trata de un juego terriblemente feo, no me cansaré de repetirlo. Me cuesta entender como se pueden sacar al mercado juegos con una calidad  y un diseño de los componentes tan mediocre. Jugamos de nuevo Mari, Rafa, Raquel y yo. Ninguno de ellos había jugado antes, así que tuve que explicar las reglas, como siempre. El juego que en su día me pareció simplemente bueno, cada vez me gusta más. Es un juego ligero, dinámico y me atrevería a decir, frenético. Está realmente conseguido y con las cartas cada partida es una historia diferente. La primera partida la ganó Raquel sin apenas despeinarse. La segunda partida también la ganó Raquel, aunque el final fue mucho más emocionante. El final precipitado creí que me daría la victoria, pero no, me faltó un miserable punto.

Brass

Brass

A la mañana siguiente, después darme un baño en la piscina y desayunar en condiciones, montamos una partida de Brass, la joya de la corona de mi ludoteca. No tengo ninguna duda, es el mejor juego que tengo, pero son tantos los motivos, que no me atrevo a enumerarlos. Por alguna extraña razón creo que la clave está en las cartas, que por un lado condicionan, pero por el otro le dan la salsa. Jugamos Rafa, Raquel y yo, esta vez Mari no se apuntó. Como todos habíamos jugado varias veces, no hizo falta explicar nada. Gané yo, aunque el final estuvo muy apretado. En esta partida evolucioné temprano para librarme de los edificios de nivel 1, ignoré los astilleros y construí todos los puertos, dejando que mis adversarios los utilizaran con sus algodoneras. Creo que las claves estuvieron en construir pronto las siderurgias y evolucionar mucho; la primera algodonera que construí era de nivel 3 y son muchos puntos de victoria. Muy buena partida. En la próxima partida, si las cartas me lo permiten, intentaré ganar construyendo astilleros, a ver qué pasa, que tengo la impresión que es el camino más complicado para ganar.

Y con estoy y un bizcocho, a ver si me dan algo bueno de comer, que ya va siendo hora.

14 julio, 2008 at 11:25 am 2 comentarios

Agricola, enseñando a jugar (versión familiar)

Agricola es un juego relativamente sencillo de jugar, que en una primera toma de contacto puede abrumar por la cantidad de componentes y acciones que hay. Me imagino que cualquiera que lea este blog no debería tener problemas para entender y jugar al Agricola, pero si alguna vez tenéis que enseñar a jugar a jugadores no habituales, quizás os interese la siguiente guía:

  1. Despliega el juego con todo lo necesario para empezar a jugar.
  2. Explica todos y cada uno de los componentes, añadiendo una breve descripción de cada uno de ellos (no te preocupes si no es una explicación exacta, que ahora no se trata de dar muchos detalles). Podría ser algo parecido a esto: “El tablero es una granja con una casa de dos habitaciones y con espacio para todo lo demás. La casa puede ser de madera, adobe o piedra, y además, puedes ampliarla con nuevas habitaciones. Los discos son personas y cada uno de ellos va a poder hacer una acción cada turno. Las vallas nos permiten delimitar los pastos donde poder guardar a los animales. Los establos también permiten guardar animales, duplicando la capacidad de los pastos. Hay tres tipos de animales: ovejas, jabalíes y vacas. Los campos nos permiten sembrar cereales u hortalizas, aunque primero hay que ararlos. Las adquisiciones nos permiten obtener comida a partir de los animales, cereales u hortalizas. Obtener comida es uno de los objetivos principales del juego. Para ampliar o reformar la casa, para construir vallas o establos y para conseguir adquisiciones es necesaria la madera, el adobe, los juncos y la piedra“.
  3. Explica cómo se desarrolla una partida. Podría ser algo parecido a esto: “Empezando por el jugador inicial y continuando en sentido horario, cada jugador pone a una de las personas de su granja sobre una acción del tablero principal. Dos personas no pueden realizar la misma acción. Cuando todos los jugadores han puesto a todas sus personas, termina la ronda. Cuando se termina la ronda número 14, se acaba la partida. El jugador que tenga la granja más completa, ganará la partida“.
  4. Explica todas y cada una de las acciones disponibles durante la primera ronda. Podría ser algo parecido a esto: “Construir habitaciones y/o establos: gastando 5 maderas y 2 juncos puedes construir una habitación, y gastando 2 maderas un establo. Puedes construir tantas habitaciones y establos como quieras. Cuando la casa es de adobe necesitarás adobe en vez de madera. Cuando la casa es de piedra necesitarás piedra. Las habitaciones nos permitirán tener a personas adicionales en nuestra granja. Los establos pueden guardar un animal si no están vallados o duplicar la capacidad de un pasto. Jugador inicial y almacén: serás el jugador inicial la próxima ronda y además, obtienes una comida. Coger 1 cereal: obtienes un cereal. Los cereales pueden sembrarse en campos arados o transformarse en comida con una adquisición. Arar 1 campo: obtienes un campo. En un campo arado se pueden sembrar cereales y hortalizas. Construir 1 establo y/o hornear pan: gastando 1 madera puedes construir un único establo y además, puedes utilizar una adquisición mayor para transformar cereales en comida. Jornalero: obtienes 1 comida y 1 material de construcción (madera, adobe, juncos o piedra). 3 maderas, 1 adobe, 1 junco, pescar y similares: obtienes todos los recursos que haya en ese momento sobre la acción. Cuando este tipo de acciones no es utilizada por ningún jugador, la ronda siguiente aumentan la cantidad de recursos.“.
  5. Explica todas las demás acciones. Podría ser algo parecido a esto: “En cada ronda aparecerá una acción nueva, podéis ver las acciones en la carta de ayuda. Sembrar y/o hornear pan: coloca un cereal/hortaliza de tu reserva sobre un campo arado y añade dos cereales/una hortaliza de la reserva general. Puedes sembrar tantos campos como quieras. Durante la cosecha podrás coger un cereal/hortaliza de cada campo sembrado. Además, puedes utilizar una adquisición mayor para transformar cereales en comida. Adquisición: gastando los materiales necesarios puedes conseguir una de las adquisiciones disponibles. Las adquisiciones sirven principalmente para transformar cereales, hortalizas y animales en comida. Construir vallas: gastando una madera puedes construir una valla. Puedes construir tantas vallas como quieras. En un mismo pasto sólo puede haber animales de un tipo y caben 2 animales por espacio (el doble si hay un establo construido en su interior). En la casa puedes guardar excepcionalmente un animal. Ampliar la familia: al final de la ronda consigues una persona adicional. No puedes escoger esta acción si no tienes una habitación donde alojar a la persona adicional. Reformar y después, adquisición: gastando un adobe por cada habitación y un junco puedes convertir tu casa de madera en una casa de adobe. Gastando una piedra por cada habitación y un junco puedes convertir tu casa de adobe en una casa de piedra. Además puedes conseguir una adquisición mayor“.
  6. Explica en qué consiste la cosecha. Podría ser algo parecido a esto: “Al final de los turnos 4, 7, 9, 11, 13 y 14 hay una fase de cosecha que consiste en lo siguiente: primero se recolectan los campos sembrados, segundo se alimenta a cada una de las personas de nuestra granja y tercero los animales se reproducen. Recolección: obtienes un cereal/hortaliza de cada uno de los campos sembrados. Alimentación: devuelves a la reserva general 2 comidas por cada persona (1 comida si ha nacido en este turno). Por cada comida que no puedas proporcionar, coges una carta de mendicidad, que resta 3 puntos al final de la partida (esto es muy malo). Procreación: si tienes 2 o más animales de un mismo tipo, obtienes un animal adicional de ese tipo“.
  7. Explica para qué sirven las adquisiciones. Es importante explicarlo después de explicar la cosecha para que tengan presente lo importante que es la comida. Podría ser algo parecido a esto: “Las adquisiciones permiten transformar cereales, hortalizas y animales es comida. Los hornos permiten transformar las hortalizas y los animales en comida en cualquier momento de la partida y los cereales cuando se realiza la acción de hornear pan. Otras adquisiciones permiten cambiar madera, adobe o juncos por comida durante la cosecha. Finalmente, el pozo proporciona una comida durante las siguientes cinco rondas, además de 4 puntos de victoria al final de la partida. Otras adquisiciones también proporcionan puntos, pero menos. Aunque hay acciones que proporcionan comida, no suele ser suficiente, así que las adquisiciones siguen siendo muy importantes“.
  8. Explica quién gana la partida. Lo suyo sería decir que gana el jugador con la granja más completa y bonita, por lo menos en la primera partida, para que nadie se preocupe por los puntos de victoria. Si no te convence lo anterior, podría ser algo parecido a esto: “El ganador será el jugador que haya hecho la granja más completa, es decir, que consiga más puntos de victoria. En la carta de ayuda puedes comprobar la forma de ganar/perder puntos. Lo más importante es tener un poco de todo, ya que no tener de algunas cosas, resta puntos“.

Enlace: versión para imprimir.

8 julio, 2008 at 1:49 pm 1 comentario

Primera semana de julio de 2008 (y 2)

Antes de ayer por la tarde hubo quedada extraordinaria en el Queimada, así que todavía no puedo dar por terminada la primera semana de julio. Y por si no hubiera sido suficiente, ayer, después de comer, tuve tiempo de jugar en casa de mi suegro.

Agricola

Agricola

Agricola es el juego más esperado del año, de eso no hay ninguna duda, como tampoco debería haber ninguna duda de que es uno de los mejores juegos de mesa de la actualidad. Por cierto, recientemente ha salido en castellano editado por Homoludicus y he invertido dinero en su publicación, así que no me hagáis mucho caso si me emociono cuando escribo. Jugamos Manub, Referee, Gand-alf y yo, todos habituales de la BSK. La partida estuvo realmente bien y como no podía ser de otra forma, no gané. Algo tiene este juego que aunque me gusta, no se me da bien, cometo demasiados errores. Gano Manub, seguramente por la cantidad insultante de cartas que bajó y que le dieron muchos puntos. La partida duró alrededor de 2 horas, sin incluir la media hora de despliegue y explicación previas. Un día con más calma analizaré que es lo que tiene este juego para que me guste tanto.

Agrícola puede comprarse en castellano la PCra, y me imagino, en el resto de tiendas de juegos de mesa con un catálogo aceptable.

Taluva

Taluva

Taluva es un juego que pasó por mi ludoteca sin pena ni gloria, no se, a nadie de los que me rodean le gustaba especialmente. A mí en cambio siempre me ha parecido un buen juego, elegante y con unos componentes extraordinarios. ¿Cual es el problema? Pues que en el fondo es un juego abstracto y los juegos abstractos no gustan a todo el mundo, a mi el primero. Jugamos Referee, Gand-alf y yo, mientras esperábamos que nos llegaran los bocatas. La partida no fue ninguna maravilla, estaba bastante despistado y alguno de los errores que cometí se lo puso demasiado fácil a uno de mis adversarios. Ganó Gand-alf, pese a que no le gusta el juego especialmente.

Alhambra - The Dice Game

Alhambra - The Dice Game

Alhambra, el flamante ganador del Spiel des Jahres, es un juego que también paso por mi ludoteca y del que no tardé demasiado en deshacerme. Alhambra, el juego de dados es incluso peor que su padre. Jugamos Referee, Gand-alf, Nikita, Pensator, una amiga de Pensator y yo. El juego a mi me parece un completo despropósito en el que apenas hay decisiones que tomar, ya que las decisiones las toman los dados por ti. Quizás, como decía Pensator, a 3 o 4 jugadores sea mejor juego, no se, creo que no seré yo quien vaya a comprobarlo. Ganó Referee, que por lo visto hacía bastante tiempo que no ganaba a ningún juego.

Y así terminó la tarde, mucho peor de lo que había empezado, aunque en buena compañía, al final es lo mismo.

Age of empires III

Age of empires III

Por segunda vez esta semana jugué al Age of empires III, esta vez en casa de mi suegro y con la familia de Raquel. Como ya dije el otro día, el juego me parece estupendo. Jugamos Rafa, Mari, Encarni, Raquel y yo, después de la siesta para unos y la fórmula 1 para otros. Ganó Raquel, que no se ni como, consiguió 106 puntos. Se dedicó a enviar hombres al nuevo mundo, mientras sus mercaderes amasaban una pequeña fortuna que le permitiría comprar tres edificios de los que proporcionan puntos. Mi estrategia de muchos descubrimientos y en menor medida, soldados en el nuevo mundo, me dio una segunda posición demasiado alejada de la primera.

Y con esto y un bizcocho, me voy pitando a trabajar, que ya va siendo hora.

7 julio, 2008 at 6:05 am Deja un comentario

Primera semana de julio de 2008

Esta semana ha tocado sesión doble de juegos de mesa en el trabajo, primero el lunes y luego el jueves. Que conste que lo habitual es jugar sólo los lunes, pero el vicio es el vicio, y de vez en cuando, se hace una excepción.

El Grande

El Grande

El lunes jugamos a El Grande, el juego favorito de mis compañeros de trabajo y uno de los más elegantes que conozco. Quizás tendría que definir antes qué es para mí un juego elegante, pero eso lo dejo para otro día. Jugamos Fran, Abel, David, Josep Miquel y yo, y para que engañarnos, me aburrí bastante. ¿Por qué? Pues porque piensan demasiado cada jugada. El Grande debería ser un juego dinámico y cuando deja de serlo, no se, no es lo mismo. Tampoco estoy diciendo que haya que jugarlo a marchas forzadas, pero es que a mí me pone muy nervioso tener que esperar tanto. Ganó Abel, que supo no implicarse en los enfrentamientos que teníamos David y yo por un lado, y Fran y Josep Miquel por el otro. Se confirma que en este juego de lo que se trata es de pasar desapercibido.

Age of empires III

Age of empires III

El jueves jugamos al Age of empires III, un juego que cada vez me gusta más. ¿Por qué? Pues porque permite ganar con estrategias muy diferentes, un día puedes ganar enviando montones de soldados al nuevo mundo y disparando a diestro y siniestro, una estrategia agresiva que diría uno que yo me se, y al día siguiente perder estrepitósamente haciendo lo mismo. Además, es un juego intuitivo (el Caylus por ejemplo no lo es). Jugamos Fran, Abel, Sergi, Ivan y yo, y la partida estuvo bastante bien. Gané yo, seguramente porque era la primera partida para los demás. Por primera lo hice con la estrategia de los soldados. En general el juego ha gustado bastante, pese a que alguno se ha quejado de que no veía muy clara la forma de obtener puntos; nada que no se pueda solucionar otro día con una segunda partida.

Y con esto y un bizcocho, hasta la próxima.

4 julio, 2008 at 11:45 am Deja un comentario

Dos dados de frente

Hoy empieza una nueva época.

4 julio, 2008 at 11:42 am Deja un comentario


Entradas recientes

Estadísticas

  • 10,260